Anecdotario vírico de 2003.

2003 ha sido un año irregular en cuanto a virus informáticos se refiere.

Pese a que en su mayor parte podría calificarse como tranquilo, ha habido algunos periodos bastante “movidos”, como el correspondiente al verano, en el que aparecieron, casi de manera simultánea, códigos maliciosos como Blaster, Nachi o Sobig.F.

Sin embargo, independientemente de si han provocado o no epidemias de importancia, cada año aparecen virus que merecen ser mencionados por una u otra característica. En base a ello, Panda Software ha elaborado el siguiente ranking, con los virus más destacados en 2003.

El virus más dañino: este título le corresponde a Bugbear.B por dos motivos. Por una parte, ha sido, según los datos obtenidos por la solución contra códigos maliciosos Panda ActiveScan, el virus más frecuente durante 2003, por lo que es el virus que más daños ha causado entre los equipos de usuarios de todo el mundo. Por otra parte, dado que está diseñado para terminar los procesos en memoria de un gran número de programas antivirus y firewalls, deja a los ordenadores indefensos ante el ataque de otros virus y hackers, con los problemas que ello conlleva.

El virus más efectivo: si nos atenemos a sus efectos, es el gusano SQLSlammer quién merece esta denominación. De hecho, este código malicioso que ataca servidores SQL fue capaz de inutilizar una gran parte de Internet en tan solo unas pocas horas, de forma que millones de usuarios se vieron afectados por sus acciones.

El virus más persistente: este “galardón” es, sin duda, para el gusano Klez.I que, pese a que hizo su aparición en abril de 2002, sigue estando presente en las listas de virus más frecuentemente detectados que se publican cada mes. Su forma de utilizar la “ingeniería social”, así como el aprovechamiento de una vulnerabilidad del navegador Microsoft Internet Explorer, le han permitido a lo largo de 2003 seguir propagándose con éxito.

El virus más ingenioso: en este apartado destaca, por meritos propios, Gibe.C. El creador de este gusano diseñó un correo electrónico en HTML que, en todos sus detalles, simulaba pertenecer a la compañía Microsoft. De esa manera, muchos usuarios pensaron que el mensaje que acababan de recibir contenía realmente un parche de seguridad publicado por dicha empresa.

El virus más molesto: este título le corresponde a Blaster, un gusano que aprovecha la vulnerabilidad RPC DCOM -que afecta a varias versiones del sistema operativo Windows- para infectar los equipos. En realidad, Blaster no había sido diseñado para ello pero, por un error en el propio código del virus, en muchas ocasiones los equipos infectados por este código malicioso se reinician una y otra vez. Además, durante un tiempo, no bastaba con eliminar a Blaster del equipo, ya que su nivel de propagación llegó a ser tan elevado que podía estar infectando los equipos continuamente.

El virus más ladino: Nachi.A. Se proclamaba a sí mismo como una especie de Robin Hood al servicio de los equipos afectados por el gusano Blaster. En realidad, así era, ya que este gusano se encargaba de eliminar a Blaster de los equipos infectados y, además, reparaba la vulnerabilidad que emplea para infectar los ordenadores. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, ya que también está diseñado para aprovechar otra vulnerabilidad llamada WebDAV, que permite la ejecución de cualquier tipo de código en los equipos afectados.

El virus más oportunista: en este apartado podríamos citar a Ganda.A que, para intentar propagarse, hacía alusión a un acontecimiento tan trágico como es una guerra. Así, pocos días antes del comienzo del conflicto de Irak, trataba de engañar a los usuarios enviándose en un mensaje que decía contener fotos espía de dicho país tomadas por satélite.

Los virus más rápidos: 2003 ha sido testigo de la aparición de dos de los virus que más rápidamente se han propagado en la historia de la informática. Uno de ellos fue el ya mencionado SQLSlammer. El otro es Sobig.F, que posee una gran efectividad a la hora de enviarse de forma masiva a través de correo electrónico. Debido a ello, a partir de un pequeño número inicial de máquinas infectadas, en pocas horas se distribuyeron millones de e-mails con copias del gusano por todo el mundo.

Como puede verse, 2003 ha deparado virus para todos los gustos, por lo que lo más prudente es “mantenerlos a raya”. Para ello, Panda Software recomienda tener siempre a punto el software antivirus con las actualizaciones que diariamente pone a disposición de sus clientes. Además, ante cualquier duda o problema, puede contactarse con su servicio de Soporte Técnico o, en caso de sospechar la presencia de un virus desconocido, con SOS Virus. Ambos servicios, en los que Panda Software es pionera, están disponibles las 24 horas de los 365 días del año.

Puede encontrarse más información sobre estos u otros códigos maliciosos en la Enciclopedia de Virus de Panda Software, disponible en la dirección:
www.pandaantivirus.com.ar

Be Sociable, Share!
Publicado en: Noticias Panda Security
Panda Security
Seguridad Informática